LABORATORIO DERMOCOSMÉTICO                            

LABORATORIO DERMOCOSMÉTICO    

Remedios para cicatrizar heridas en caballos

La herida de un caballo es, sin duda, una de las incidencias más peligrosas y habituales a las que se pueden exponer estos animales. Ten en cuenta que, si no se trata a tiempo y adecuadamente, podría derivar en lesiones más relevantes. Nos referimos a las que se cronifican, resultan incapacitantes o incluso provocan la muerte.

Por consiguiente, te conviene ilustrarte acerca de qué hacer cuando se produce una de ellas. En especial, sobre los remedios para cicatrizar la herida del caballo. A continuación, te contamos cómo tienes que proceder en estos supuestos y a qué productos has de recurrir. Presta atención.

¿Cuáles son las principales heridas que puede padecer un caballo?

Para que el proceso de cicatrización de las heridas de un caballo pueda ser efectivo, es preciso, en primer lugar, saber identificar correctamente en qué tipo se encuadran. De este modo, vas a poder informar apropiadamente al veterinario para que acuda, presto, con los instrumentos que requiera para evitar que el problema vaya a más.

El espacio

En función de las causas de la lesión, puedes encontrarte con las siguientes clases de heridas. Toma nota.

  • Incisivas: Las produce un objeto cortante y, aunque los bordes suelen estar limpios y bien definidos, la sangre brota en abundancia.
  • Laceraciones: Vienen acompañadas de desgarros.
  • Avulsiones: Implican desgarros más violentos, como los relativos a los arrancamientos parciales o completos de la piel y los tejidos subyacentes.
  • Punzantes: Se dan cuando se clava un objeto y son la profundidad y la afectación de vasos sanguíneos y nervios lo que las puede volver más graves.
  • Mixtas: la mezcla de al menos dos de las anteriores.

Por otro lado, resulta fundamental, antes de actuar sobre la herida, comprobar si se encuentra limpia de agentes externos (los denominados cuerpos extraños), que siempre van a hacer más complicada la curación. Por lo tanto, hay que constatar si se ha producido contaminación, total o parcial. Si detectas una herida que te había pasado desapercibida largo tiempo, debes valorar si, habiendo estado contaminada por la suciedad en su momento, ha degenerado en infecciones o infestaciones.

¿Cómo debes actuar ante la herida de un caballo?

Una vez reconocidos el tipo de herida del equino y su estado superficial, puedes ir preparando el terreno para la intervención del veterinario. Si no es muy profunda ni contundente, es posible que no necesites ayuda externa para taponarla y que empiece el proceso de cicatrización. Si reviste una mayor gravedad, tu papel ha de ser el de limpiarla con cuidado y a conciencia y tratar de evitar que la pérdida de sangre sea desmedida.

Acuérdate de que los pelos acaparan suciedad y parásitos, por lo que pueden suponer focos de infección significativos.

El siguiente paso consiste en despejar la herida de cuerpos extraños, tales como la suciedad o los restos de tejidos y sangre coagulada. Este barrido, ayudado de agua o suero, va a ser clave para determinar el alcance de la lesión con una mayor efectividad. Y, además, evita que introduzcas agentes externos en partes más profundas de la herida.

Hemos de dejar claro que, para emplear la anterior solución acuosa, el dolor que padece el animal debe permitirlo. Lo mismo podemos señalar respecto a la aplicación de chorros de agua fresca con una manguera, que contribuye a contraer los vasos sanguíneos y disminuir las hemorragias. Aparte, el agua enjabonada a presión viene bien para eliminar la suciedad superficial y arrastrar las eventuales bacterias que puedan infectar las heridas. Si el equino se resiste, espera a que sea el veterinario quien se encargue de esta fase de la curación.

La desinfección mediante productos específicos es el siguiente paso, pero te informamos de que, en ocasiones, no se lleva a cabo hasta que el veterinario realice una ligera intervención quirúrgica con su instrumental para quitar tejidos con daños o infecciones que puedan perjudicar la salubridad de los no afectados.

La colocación de puntos de sutura o grapas tisulares es la última acción para abordar por parte de este profesional antes de que la cicatrización pueda comenzar a ser una realidad. Existen productos que la favorecen, como te vamos a contar en el siguiente apartado.

Productos para cicatrizar la herida de un caballo

Por último, conviene recomendar algunas soluciones de cosmética para equinos que nos ayudan en su cicatrización. Primeramente, puedes echar mano del limpiador micelar de Maktuk para limpiar de impurezas y suciedad toda la zona afectada y propiciar unos efectos de hidratación y limpieza en profundidad en esta área. Este potente limpiador no provoca escozor ni irritación, con lo que no solo estaremos limpiando en profundidad la zona afectada, sino que estaremos evitando estrés al animal y garantizando el “bienestar animal”.

Una vez completado el protocolo de limpieza, es un buen momento para iniciar fase de calmar, hidratar y regenerar toda la zona afectada del animal. En Maktuk disponemos, en este sentido, de una crema regenerante que, además, resulta de una gran utilidad para aliviar los picores que la culicoides o dermatitis estival equina producen entre otros…. Incluso puedes adquirir los dos productos citados en pack.

Los componentes naturales de esta crema, por una parte, protegen frente a las agresiones externas; y, por otra parte, se han revelado como unos potentes regeneradores celulares. Como estimulan la producción de elastina y colágeno, el desarrollo de los nuevos tejidos que sustituyen a los dañados no solo va a ser más rápido, sino que también ayudara a la piel de una reparación superior.

Has de tener mucho cuidado, por otro lado, con los productos desinfectantes de los que hagas uso. Algunos de ellos, como los que contienen alcoholes, van a escocer al cuadrúpedo y, aparte, provocaras estrés al caballo y la próxima vez que te acerques para curarlo el animal estará más esquivo y no solo pudiéndose hacer el daño en la huida sino hacerte daño a ti.

Si la herida está infectada se requerirá la aplicación de antibióticos por parte del veterinario, ya sea en espray (aerosol) o inyectados (vía parenteral).

Algunos productos alternativos, por su parte, representan complementos interesantes. Un ejemplo de ellos es la miel procedente de los arbustos Manuka, que es antimicrobiana.

En definitiva, la herida de un caballo requiere rigor en la parte del tratamiento que te corresponde, la previa a la intervención veterinaria. Si necesitas más información, ¡contacta con nosotros!

Alberto Gil

Veterinario especialista en equinos con más de 30 años dedicado a su cuidado en el campo

Abrir chat
1
¿Quieres hacer el pedido por whatsapp?
Hola 👋👋 somos de Maktuk HORSES

¿Quieres hacer el pedido por whatsapp?
Déjanos tu consulta y te contestaremos lo antes posible... gracias por confiar en nosotros...

*👉 ¡¡No Olvides Seguirnos en Instagram!! https://www.instagram.com/maktuk_horses/