LABORATORIO DERMOCOSMÉTICO                            

LABORATORIO DERMOCOSMÉTICO    

Enfermedades en la piel de los caballos

Las enfermedades en los caballos tienden a manifestarse, de forma más visible, en su piel. Al fin y al cabo, se trata de la parte de su anatomía más superficial, por lo que no es extraño que sus problemas de salud puedan resultar identificables, primeramente, en ella.

Para que seas capaz de reconocer qué enfermedades de los caballos pueden hacerse patentes en su epidermis, te ofrecemos un resumen de sus cuadros de síntomas y sugerencias de tratamientos para prevenir y paliar sus consecuencias. Presta atención.

Tipos de enfermedades de la piel de los caballos

Las patologías epidérmicas de los equinos son diversas, pero pueden distinguirse, aunque parte de la sintomatología difiera, por las causas que las originan. A continuación, hacemos un repaso de sus clases más relevantes. Toma nota.

Enfermedades caballos por el sol

Hay caballos que padecen de fotosensibilidad. Por eso, has de tener cuidado por si se arriesgan a una sobreexposición que les ocasione quemaduras. Estas pueden dañarles más donde haya calvas o piel clara. La fotosensibilidad puede agravarse cuando se combina con la ingestión de algunas plantas de temporada.

Enfermedades caballos por alergias

Estas pueden tener dos orígenes principales. Por una parte, las intoxicaciones alimentarias, que pueden generar picores. Por otra parte, las picaduras de insectos, como las de los mosquitos Culicoides. Su saliva provoca que, como reacción, el organismo del caballo libere histamina. Entre los desajustes de este proceso, destacamos los escozores propios de la dermatitis estival equina.

Enfermedades caballos por contacto

La piel del equino se irrita cuando contacta con determinadas plantas o sustancias. Por ejemplo, con algunos químicos presentes en los productos de limpieza.

Enfermedades caballos por ácaros

Estos insectos proliferan mayormente en entornos cálidos y secos. Son los responsables de enfermedades como las distintas clases de sarna equina (sarcóptica, auricular y psorióptica y corióptica). Tampoco podemos olvidarnos del daño que llevan a cabo las garrapatas, unos ácaros hematófogos. Al alimentarse de sangre e incluso penetrar en la piel del caballo, pueden, aparte de debilitar sus defensas, convertir la dermis en un foco de infestaciones.

Enfermedades caballos por hongos

Los ambientes húmedos y las heridas abiertas describen el contexto ideal para que los hongos se alojen. Las infecciones micológicas más relevantes son la dermatosis o tiña y la fiebre del barro.

Las consecuencias de estas enfermedades de los caballos

Las manifestaciones de estas enfermedades de la piel en los caballos coinciden en una gran cantidad de síntomas, aunque sus cuadros no resultan idénticos. Por lo tanto, el primer consejo pasa por no fiarse de la intuición y ponerse en manos de un veterinario que pueda identificar el origen del mal y acertar con un tratamiento eficaz.

Por lo general, las picaduras de los insectos pueden suscitar alergias en los equinos. Estas mordeduras provocan que su cuerpo reaccione mediante la liberación de sustancias para mitigar la agresión externa. No obstante, esta segregación origina desequilibrios que alteran las defensas del animal y lo hacen más vulnerable por lo que respecta al cierre y a la cicatrización de las lesiones que causan los ácaros.

Estos procesos comienzan con el prurito, la sensación de un fuerte y constante picor. Este escozor también se da en otras dermatitis, como la de los caballos fotosensibles o la que se inicia por contacto. Para experimentar alivio, el equino tiende a rascarse de forma compulsiva, lo que ocasiona que llegue incluso a autolesionarse en las zonas afectadas, donde puede generar heridas.

Estas heridas se caracterizan por la descamación de la piel, que dará lugar a la formación de calvas, puesto que el cabello tenderá a caerse conforme se vayan formando los eccemas y las costras.

Finalmente, en las heridas pueden encontrar las micosis su caldo de cultivo idóneo, como en los talones de los arestines. Algunas de estas infestaciones, como la de la tiña, son reconocibles por su forma esférica. Por su parte, la sarna no resulta fácil de identificar hasta sus estadios avanzados. Comienza cuando se va opacando el pelaje, antes de que se desarrollen las costras y la alopecia

Las soluciones para los equinos con enfermedades de la piel

Una vez hemos repasado las principales afecciones que pueden dañar la piel de estos cuadrúpedos y los problemas que representan, conviene dedicar un espacio a los métodos para combatir estos riesgos. En este sentido, las primeras medidas a adoptar pasan por la prevención.

Estas precauciones consisten, en primer lugar, en alejar de los caballos los focos de infestación. En consecuencia, interesa mantener los establos limpios, con una temperatura moderada, bien ventilados y sin humedades. Asimismo, no conviene pasear a los caballos cuando más activos son los mosquitos (al amanecer y anochecer) ni en las horas de más fuerte radiación solar.

Pero, cuando la piel ya ha sufrido los perjuicios, lo más aconsejable es aprovechar el baño diario o los oportunos semanales para proceder a la desinfección. Si los hongos han hecho mella, también vale la pena esquilar las áreas afectadas.

En función de los insectos u hongos que hayan anidado en el animal, será necesario hacer uso, respectivamente, de una crema antiparasitaria y/o antimicótica. Por consiguiente, resulta pertinente prestar atención a la composición de los productos específicos para estas infestaciones.

Existen, por otro lado, packs que complementan la limpieza y el alivio que pueden estar generando los picores de los insectos. En Maktuk te ofrecemos, para estos fines, el limpiador micelar y la crema regenerante antipicores. De este modo, al mismo tiempo que tu caballo experimenta un alivio respecto al escozor, sus procesos de restauración dérmica, cicatrización y crecimiento del cabello se ven reforzados por los ingredientes naturales de la loción. En todo caso, debes dejar que este producto pueda actuar a lo largo de, por lo menos, 3 o 4 minutos.

Por último, echa mano de un buen repelente para insectos y culmina el tratamiento con una nutrición basada en antioxidantes, vitaminas y minerales para que el sistema inmunitario de tu equino se fortalezca.

En definitiva, las enfermedades en los caballos que tienen que ver con la piel comprometen grandemente su calidad de vida. Establece medidas de prevención y opta por productos que salvaguardan la barrera protectora frente a las agresiones externas que es su piel. Y, si tienes dudas, ¡pregúntanos!

Abrir chat
1
¿Quieres hacer el pedido por whatsapp?
Hola 👋👋 somos de Maktuk HORSES

¿Quieres hacer el pedido por whatsapp?
Déjanos tu consulta y te contestaremos lo antes posible... gracias por confiar en nosotros...

*👉 ¡¡No Olvides Seguirnos en Instagram!! https://www.instagram.com/maktuk_horses/